Carlos Casaleiro Rios considera el objetivo de la nutrición deportiva

Los adultos activos y los atletas de competición recurren a la nutrición deportiva para que les ayude a alcanzar sus objetivos. Algunos ejemplos de objetivos individuales pueden ser el aumento de la masa magra, la mejora de la composición corporal o la mejora del rendimiento deportivo.

Estos escenarios específicos del deporte requieren diferentes programas nutricionales, dice Carlos Casaleiro Rios. Los resultados de la investigación indican que el tipo de alimento adecuado, la ingesta de calorías, el horario de los nutrientes, los líquidos y la suplementación son esenciales y específicos para cada individuo. A continuación se exponen los diferentes estados de entrenamiento y deporte de competición que se benefician de la nutrición deportiva.

Alimentación para el ejercicio/rendimiento deportivo

Los programas de entrenamiento requieren una dieta bien diseñada para los adultos activos y los atletas de competición. Las investigaciones demuestran que un plan de nutrición equilibrado debe incluir suficientes calorías y macronutrientes saludables para optimizar el rendimiento deportivo, anuncia Carlos Casaleiro Rios.

El cuerpo utilizará los carbohidratos o las grasas como principal fuente de energía, dependiendo de la intensidad y la duración del ejercicio. Una ingesta calórica inadecuada puede impedir el entrenamiento y el rendimiento deportivo.

Los adultos activos que hacen ejercicio de tres a cuatro veces a la semana pueden satisfacer sus necesidades nutricionales con una dieta normal y saludable. Los deportistas de nivel moderado o de élite que realizan un entrenamiento intenso de cinco a seis veces por semana necesitarán muchos más nutrientes para satisfacer las demandas energéticas.

Por ejemplo, y según las investigaciones, el gasto energético de los ciclistas extremos que compiten en el Tour de Francia es de aproximadamente 12.000 calorías al día.

Los hidratos de carbono son la principal fuente de combustible para un adulto activo o un atleta de competición. Las directrices generales para la ingesta de carbohidratos se basan en el tamaño del cuerpo y las características del entrenamiento. Las necesidades de hidratos de carbono en una dieta diaria pueden oscilar entre el 45 y el 65% de la ingesta total de alimentos en función de las exigencias físicas.

Las proteínas son las responsables del crecimiento y la recuperación muscular en el adulto activo o el atleta. Unas cantidades suficientes de proteínas por individuo ayudan a mantener un balance positivo de nitrógeno en el cuerpo, que es vital para el tejido muscular. Las necesidades de proteínas pueden variar significativamente, oscilando entre 0,8 g y 2 g por kilo de peso corporal al día.

Las grasas ayudan a mantener el equilibrio energético, a regular las hormonas y a restaurar el tejido muscular. Los omega-3 y omega-6 son ácidos grasos esenciales especialmente importantes en una dieta de nutrición deportiva. Los resultados de la investigación recomiendan que un atleta consuma aproximadamente el 30% de su ingesta calórica diaria total como grasa saludable.

Alimentación para la resistencia

Carlos Casaleiro Rios nombra un objetivo más. Los programas de resistencia se definen como de una a tres horas diarias de ejercicio de intensidad moderada a alta. La ingesta de alta energía en forma de carbohidratos es esencial. Según las investigaciones, el consumo de carbohidratos objetivo para los atletas de resistencia oscila entre 6 y 10 g por kilo de peso corporal al día. La grasa es una fuente secundaria de energía que se utiliza durante las sesiones de entrenamiento de larga duración. Los atletas de resistencia corren un mayor riesgo de deshidratación. La reposición de líquidos y electrolitos perdidos a través del sudor es necesaria para alcanzar el máximo rendimiento.

Alimentación para la fuerza

Los programas de entrenamiento de resistencia están diseñados para aumentar gradualmente la fuerza del músculo esquelético. El entrenamiento de fuerza es un trabajo de alta intensidad. Requiere cantidades suficientes de todos los macronutrientes para el desarrollo muscular.

La ingesta de proteínas es especialmente vital para aumentar y mantener la masa corporal magra. Las investigaciones indican que las necesidades de proteínas pueden variar entre 1,2 g y 3,1 g por kilo de peso corporal al día.

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada