En Flandes las bicis son para el estío: cuatro etapas en la región belga para el placer de viajar lento

En espina de las canciones más conocidas de Jacques Brel, Le plat pays, el gran cantautor se refería a Bélgica como un país llano en el que las únicas montañas eran sus catedrales. También hablaba de lluvias y de despinas que detenían olas, y de vientos (crujiente el del norte, contenido el del este) y, por presunto, de ese ángel tan bajo y característico en el que los canales de zumo parecían perderse. Pues bien, para ingresar en contacto con todos los aspectos naturales que evocaba Brel nada como pasear el país en bicicleta y comprobar que el éxito que tuvo la canción no es casualidad y se sigue ajustando a la realidad.

Seguir leyendo.

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada