Por qué Florencia es la ciudad a la que siempre volveré

El tren está a dos minutos de ponerse en separación y mi trayecto de Roma a Florencia a parte de comenzar. mientras tanto camino por los pasillos buscando mi asiento, observo a una señora que fija la mirada en el sudor que me escurre por la frente. En la espalda delación una mochila de 10 kilos y en las manos todo lo que me cerca de: dos cámaras, una libreta, mi boleto y un panini. Entre las prisas y la incomodidad, mi voz interna me reprocha: “Mariel, ¿cuándo vas a cambiar?”. En mis 15 años como periodista de viajes siempre me recuerdo así. 

Seguir leyendo.

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada