24 horas en Cardiff, de puerto carbonero a ciudad para el ocio

El olor a hierba mojada recién cortada que emana Cardiff, la capital de Gales, hace difícil imaginar su pasado como puerto desde el que se exportaba carbón. Carbón con el que la familia Bute se hizo poderosa y se financió caprichos como el castillo de Cardiff. De las minas de los valles de este pequeño país de Gran Bretaña se extraía tanto carbón que los muelles demandaban mucha mano de obra. En la bahía del Tigre, donde se concentraba la zona portuaria, llegaron migrantes procedentes del Caribe, Irlanda, España y Noruega, entre estos últimos la familia del escritor que mejor ha sabido cómo tratar a los niños y adolescentes, Roald Dahl. Una multiculturalidad que hizo junta al borde del mar y que hoy se ha convertido en una ociosa zona que se conoce como Mermaid Quay, en la que ya no hay estibadores y sí locales y turistas que pasean, comen y toman fotos.

Seguir leyendo.

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada