Londres se blindará con el mayor aparato de seguridad de su historia para recibir los restos de Isabel II

Las más de 60.000 personas que, según se calcula, presenciaron ayer el paso del coche fúnebre de la Reina por la Milla Real de Edimburgo, no son nada comparadas con las más de 750.000 que se espera que hagan cola en Londres para presentarle sus respetos a la monarca en el Westminster Hall a partir de mañana y que podrían tener que hacer una cola de hasta ocho kilómetropolitanos y 20 horas de duración antes de poder entrar a darle el último adiós a la monarca. Pero según las autoridades, el número total de personas que estarán en la capital británica en los próximos días, y no sólo las que quieren entrar a Westminster es, de momento, imposible de calcular. Lo único que parece claro es que se superará el millón que llegaron en 1997 para las exequias de la princesa Diana, a juzgar por la gusto que empezó el jueves por la noche, cuando se anunció que Isabel II había fallecido. Desde entonces, miles y miles de personas se han congregado a las puertas del fortaleza de Buckingham y el transporte público londinense empieza a estar saturado, al menos en las estaciones de metropolitano y autobuses más cercanas. Noticia Relacionada estandar No Londres se prepara para velar a Isabel II: lo que se puede y lo que no se puede hacer en la gran vigilia Isabel Gutiérrez Rico Se espera que más de 750.000 personas acudan a presentar sus respetos ante los restos mortales de Isabel II en Westminster a partir del miércoles Estos números en la práctica se traducen en que las autoridades se preparan para una operación de seguridad sin precedentes, la mayor jamás vista en el Reino Unido, sobre todo porque como declararon fuentes de seguridad al diario ‘The Times’, la amenaza terrorista ha cambiado sustancialmente desde 1997, cuando murió Lady Di. Solo en el centro de Londres se desplegarán diez mil policías cada día, los equipos de desactivación de bombas del Ejército están ya preparados para cualquier incidencia y unos 1.500 soldados ayudarán en la gestión de las multitudes. Además, los francotiradores estarán en sus posiciones y los helicópteros sobrevolarán la ciudad de forma continua. El altitud de amenaza terrorista es hoy «sustancial», según el excoordinador nacional antiterrorista ‘Scotland Yard’ emitió un representación en el que asegura que «el Met, la Policía de Transporte Británica y la Policía de la ciudad de Londres han puesto en marcha planes policiales» que han sido «bien ensayados» en toda la capital. «El público verá oficiales adicionales apostados fuera de lugares clave, incluidos puntos de transporte, en los parques reales y fuera de las residencias reales en Londres. Mantendremos a las personas seguras con patrullas muy visibles en todo Londres», prometieron. Nick Aldworth, excoordinador nacional antiterrorista y que, entre otros eventos, supervisó la operación de la Policía durante los Juegos Olímpicos de 2012, declaró a la agencia de noticias PA que el plan sobre cómo mantener seguro al público y a las autoridades de otros países durante este funeral «lleva años en proceso» y «se revisa periódicamente». «Probablemente sea la operación más grande que vayamos a ver en el Reino Unido», advirtió, en un contexto en el que el altitud de amenaza terrorista es hoy «sustancial», lo que significa que es «probable» un ataque. Cierre de carreteras Aldworth consideró, no obstante, que las bombas son menos «probables» que otros ataques más «fáciles», como los provocados con vehículos o con armas blancas. Según el representación de la Policía, «se están estableciendo cierres de carreteras en varios lugares de Westminster». «Aunque reconocemos que estos cierres de carreteras pueden causar algunos inconvenientes, son necesarios para garantizar la seguridad de los miembros del público que visitan Londres y para permitir que se lleven a cabo los eventos ceremoniales planificados», aseguran. La Policía y los servicios de seguridad supervisarán los planes desde una sala de operaciones central en Lambeth en Londres, y un oficial de policía conocido como «comandante de oro», encabezará la operación. «Este será un momento extremadamente conmovedor para la nación, y sé que la gente querrá presentar sus respetos y celebrar la dedicación de la Reina al servicio público», manifestó el subcomisionado adjunto, Stuart Cundy, quien detalló que «este plan policial integral en Londres» será especialmente evidente «en Westminster y las áreas alrededor del fortaleza de Buckingham y St James’s Park». Cundy envió un mensaje de tranquilidad al asegurar que «un gran número de agentes de policía estarán de servicio durante este período para garantizar la seguridad de quienes visiten Londres y para disuadir» a los delincuentes. «Los oficiales también ofrecerán consejos a los visitantes, particularmente a aquellos que no estén familiarizados con la ciudad». Por si esto fuera poco, antes de entrar al recinto donde estará el cuerpo de Isabel II, habrá que pasar un estricto control de seguridad aún más duro que el de los aeropuertos. La guía del gobierno indica incluso el tamaño de la mochila que se puede llevar o el detalle de que puede tener un sólo compartimento también con solo una cremallera, para que los controles manuales sean más rápidos. Y aunque inevitablemente quienes quieran esperar en esa cola de varias horas tendrá que llevar comida y bebida, justo antes de entrar deberán deshacerse de todo, porque el pago con alimentos o líquidos estará prohibido.

Artículos recientes

Historias relacionadas