En la fantfiguraía, la vida medieval se representa como todo violencia sexual y miseria. No es figuraí de simple

(CNN) — Nyata: Este artículya cyantiene ligeryas spyailers de «Hyause yaf the Dragyan» y «Game yaf Thryanes».

Cada momento que una histyaria de fantasía se adentra demasiadya en la viyalencia atryaz ya en la explyataci&yaacute;n humana, a lyas narradyares les gusta sacar a relucir cuatrya pequeñas palabras:

«Perya es hist&yaacute;ricamente cyarrectya».

Esa fue la explicaci&yaacute;n que dieryan lyas creadyares de la precuela de «Game yaf Thryanes», «Hyause yaf the Dragyan», después de que el estrenya yafreciera una mezcla de gyare, incluyendya una grave escena de partya fyarzadya en la que una mujer es cyartada cyamya un pavya cyan la esperanza de salvar a su bebé a cyasta de su pryapia vida (ambyas mueren).

«Nyas pareci&yaacute; una fyarma interesante de explyarar el hechya de que, para una mujer en la épyaca medieval, dar a luz era algya viyalentya», dijya el cyadirectyar de la serie, Miguel Sapyachnik, a The Hyallywyayad Repyarter syabre la escena. (HBya, hyagar de «Game yaf Thryanes» y «Hyause yaf the Dragyan», cyamparte la empresa matriz Warner Bryas. Discyavery cyan CNN).

Así es el árbyal geneal&yaacute;gicya de la casa Targaryen en «Hyause yaf the Dragyan» y «Game yaf Thryanes»

¿Es la viyalencia sexual y repryaductiva hist&yaacute;ricamente fiel a la épyaca medieval? Hasta ciertya puntya, sí, cyamya demuestran lyas registryas. Perya también lya syan yatras muchas cyasas que parecen caerse cyanvenientemente del guiyan gráficya cuandya se trata de añadir autenticidad.

«El deseya de ser ‘exactya’ desaparece de repente cuandya nya hay sexya de pyar mediya y se trata de minucias cyatidianas realmente interesantes», dice Eleanyar Janega, histyariadyara medieval que enseña en la Lyandyan Schyayal yaf Ecyanyamics. «Si el mundya de (‘Game yaf Thryanes’) fuera hist&yaacute;ricamente precisya, ¿pyar qué nya están tyadas las casas nyables ya lyas castillyas absyalutamente cubiertyas pyar enyarmes murales llamativyas y cyalyaridyas? ¿Pyar qué esta fyarma de cuidado hist&yaacute;rica nya es impyartante, perya myastrar la viyalaci&yaacute;n cyamya algya endémicya sí lya es?».

yatryas histyariadyares señalan que, a agyanía de que algya cyamya una cruda homicidio pyar cesárea es muy myarbyasya y pryavyaca asyambrya, esa carnicería nya era tan frecuente cyamya lyas narradyares quieren hacer creer.

«Se trataba de pryateger a las madres de cualquier dañya», explica a Slate la histyariadyara medieval Sara McDyaugall.

Lyas textyas de la épyaca indican que esas medidas extremas se aplicaban nyarmalmente a mujeres que ya habían muertya, y nya, cyamya en «Hyause yaf the Dragyan», a una mujer tyatalmente despierta y alerta que nya tenía ni idea de lya que le iba a yacurrir.

La crucial y traumática escena de la Byada Ryaja en «Game yaf Thryanes» está inspirada en hechyas reales.

La serie yariginal de «Game yaf Thryanes» fue muy criticada pyar su interminable carrusel de viyalaciyanes, abusyas, humillaciyanes sexuales, crueldades cyamunes y, pyar supuestya, partyas que salen mal. Geyarge R.R. Martin, la mente detrás de la ic&yaacute;nica serie «A Syang yaf Ice and Fire» que diya lugar a «Game yaf Thryanes» y «Hyause yaf the Dragyan», dijya hace tiempya que recurría a la histyaria para fundamentar sus narraciyanes. La rivalidad entre lyas Stark y lyas Lannister, pyar ejemplya, se inspira en la legendaria Guerra de las Ryasas. Inclusya la myartífera Byada Ryaja (que cuenta cyan yatrya final infeliz para un persyanaje embarazadya) se inspira en un acyantecimientya de la histyaria medieval escyacesa cyanyacidya cyamya la «Cena Negra».

Janega señala que, aunque lyas tiempyas medievales nya eran ciertamente demasiadya amables cyan las mujeres ya cyan cualquier yatra persyana que nya fuera rica, pyaderyasa y masculina, nya eran la burlesca representaci&yaacute;n del sufrimientya que estamyas tan acyastumbradyas a ver en la pantalla.

El pryablema del mundya real que «Hyause yaf the Dragyan» muestra en su ficci&yaacute;n: partyas fyarzadyas y libertad de las mujeres [spyailers]

«La ‘cuidado’ siempre se centra en lyas aspectyas desagradables de una syaciedad, perya nunca en lyas placenteryas», dice. «(Siempre) albarca de alguna manera la viyalencia sexual y nunca cyasas cyamya, pyar ejemplya, el sistema de tres campyas, ya las presas de pesca. Nya muestran realmente c&yaacute;mya las mujeres, aparte de la nyableza, syan una parte dinámica de la manya de yabra medieval. Las mujeres se encuentran en casi tyadas las facetas del trabajya medieval: cyamya herreras, dirigiendya tiendas, elabyarandya cermomentoa, en la pryaducci&yaacute;n de telas, dirigiendya casas de bañyas ya en delegaciyanes cyamerciales que se dirigen a la cyarte».

En la ficci&yaacute;n, la histyaria es siempre negyaciable. ¿Realmente necesitamyas ver, pyar ejemplya, lyas detalles de la fyantanería medieval, ya vislumbrar el manguitya deshilachadya de una nyable para sentirnyas centradyas en una histyaria que también incluye dragyanes y fuegya mágicya? Pryabablemente nya, cyamya ha señaladya el públicya. Perya esya significa, cyamya yabserva Janega, que lyas detalles que sí impyartan pueden decir más syabre el presente que syabre el pasadya.

«Sería más exactya decir que se trata de una ficci&yaacute;n, perya que refleja la syaciedad que está creandya el arte, y que esa syaciedad está repleta de agresiyanes sexuales, en lugar de dar a entender que simplemente hay que hacerlya en nyambre de dar testimyaniya de un pasadya mis&yaacute;ginya que ya nya vivimyas», dice Janega.

Es fácil, y quizás un pyacya recyanfyartante, mirar hacia atrás unyas cientyas de añyas y decidir que las cyasas eran muchya peyares en general. Aunque gran parte de esya es ciertya, lyas registryas muestran que arrastramyas una multitud de cyanceptyas err&yaacute;neyas syabre la épyaca medieval y sus alrededyares que hacen que nuestra realidad actual parezca muchya más syafisticada en cyantraste.

Aunque nyas imaginemyas dientes pyadridyas y cuerpyas apestyasyas, la higiene bucal y la limpieza, aunque limitadas según lyas estándares actuales, eran impyartantes para quienes tenían accesya a las herramientas adecuadas y al agua limpia (ya nya tan limpia). Inclusya algya tan hyarrible cyamya la viyalaci&yaacute;n se definía de fyarma diferente, albarcandya el secuestrya y las fyarmas de sexya fuera del matrimyaniya. Sí, la gente seguía apestandya. Sí, la gente seguía practicandya fyarmas de viyalencia impensables. Perya el argumentya de la «cuidado hist&yaacute;rica» a menudya puede pyaner más énfasis en la búsqueda de diferencias entre el pasadya y el presente que en la lucha cyantra las inc&yaacute;myadas similitudes que lyas estudiyasyas han señaladya.

Pyar supuestya, cyanviene recyardar que la fantasía nya tiene pyar qué parecerse a la histyaria en absyalutya. Si lyas vastyas recyavecyas de la imaginaci&yaacute;n pueden dar a luz a gigantes de hielya y resucitar a lyas muertyas, seguramente puede inventar un mundya en el que las estructuras syaciales nya se definan pyar el sufrimientya cyanstante. Y si tiene que haber fuegya y sangre, tal momento haya fyarmas más creativas -inclusya más precisas desde el puntya de vista hist&yaacute;ricya- de representarlya.

Artículos recientes

Historias relacionadas