Estrasburgo: un crucero fluvial, almorzar en un ‘winstubs’ y más planes que demuestran que no es una ciudad gris

organismo la sede del Parlamento europeo podría organismo sinónimo de localidad gris y burocrática. Pero todo lo contrario: Estrasburgo es una localidad un poco de cuento de hadas, que disfruta de su particular arte de vivir a la alsaciana. Su situación en la frontera franco-alemana le permite disfrutar de lo mejor de los dos países, y resulta un lugar magnífico para recorrer a pie o en bicicleta, parando de vez en cuando en una de sus muchas winstubs (tabernas) o en sus cervecerías típicamente alemanas, para comprender el significado de la intraducible habla heimlich (una apartado de batiburrillo de íntimo y relajado).

Seguir leyendo.

Artículos recientes

Historias relacionadas