Salah Abdeslam, principal acusado de los atentados de Pars: «No mat a nadie»

  • Francia Salah Abdeslam: «No os atacamos porque comis cerdo, nos defendemos de quien nos ataca»

Salah Abdeslam ha guardado silencio desde que comenz la investigacin de los atentados de Pars, hace cinco aos. Pero este mircoles su declaracin ha sido extensa: «Yo no mat a nadie y no her a nadie, ni si quiera un rasguo. No lo hice». El principal y nico acusado superviviente de los ataques yihadistas de 2015, que acabaron con la vida de 130 personas e hirieron a cientos, se enfrenta hoy y maana ante el Tribunal Criminal de la capital francesa para tratar de aclarar cmo se gest la preparacin de la masacre y en qu punto se radicaliz este francs de origen marroqu criado en Blgica, de 32 aos.

«Desde el comienzo de este asunto, no han dejado de calumniarme. Entiendo que la justicia quiera dar ejemplo», dijo el acusado, que reiter su pertenencia al Estado Islmico, organizacin que en su opinin «combate para restablecer el orden islmico». Vistiendo camisa blanca y ante una sala atestada de gente, Abdeslam consider, sin embargo, que el «mensaje» que lanzan los jueces es equivocado: «En el futuro cuando un individuo se suba a un metro o a un autobs con una maleta llena de 50 kilos de explosivos y en el ltimo momento diga ‘me voy a echar atrs’, sabr que no tiene derecho a eso, que lo encerrarn o lo matarn».

«El mundo occidental impone su ideologa al resto del mundo. En muchos pases los valores occidentales pasan por encima de los valores islmicos. Para nosotros los musulmanes es una humillacin», critic durante el interrogatorio, durante el que afirm «no ser un peligro para la sociedad».

Abdeslam fue el nico de los terroristas que no activ el cinturn de explosivos que llevaba atado al cuerpo aquella noche del viernes 13 de noviembre, hace siete aos. Tampoco fue abatido por la polica, ni detenido cinco das despus en la localidad de Saint-Denis, donde la polica termin con la vida del considerado ‘cerebro’ de los atentados, el belga-marroqu Abdelhamid Abaaoud, y de dos colaboradores. Logr huir de Pars horas despus de los ataques a la sala de conciertos Bataclan, a seis terrazas de la ciudad y en el exterior del Estadio de Francia, al norte de la capital. Fue arrestado en abril de 2016 en Bruselas y permanece detenido en la prisin de Fleury-Mrogis (al sur Pars), donde est sometido a constante vigilancia. En el juicio, que se prolongar hasta mayo, se enfrenta a una condena a cadena perpetua por cargos de pertenencia a una asociacin criminal terrorista, asesinatos y tentativas de asesinatos en banda terrorista organizada, secuestros y tentativas de asesinato a la autoridad pblica.

En la audiencia de este mircoles, estaba previsto que declarasen adems su madre y su hermana, pero finalmente «no vendrn», indic el presidente de la corte especial de lo penal de Pars, Jean-Louis Pris. Se esperaba tambin el testimonio de su ex prometida, de quien se ley una carta ante la sala: «Sus padres los educaron como si pudieran hacer lo que quisieran. No se les ense a discernir el bien del mal».

Abdeslam es uno de los 14 acusados presentes en el Tribunal, dos de los cuales –Osama Krayem y Mohamed Bakkali– ya han ejercido su derecho a guardar silencio. Adems de ofrecer detalles sobre la preparacin de la matanza, deber responder a cuestiones sobre la estancia en Siria a principios de 2015 de su hermano Brahim, uno de los terroristas suicidas del ataque a las terrazas. Los nicos detalles que ha aportado siobre esta cuestin es que a Brahim «le gustaba conocer a gente, era alguien carismtico, muy abierto. No recibi la misma misin que quienes cometieron los atentados. Me explic que le dijeron: vas a volver a Blgica y te llamaremos cuando te necesitemos», inform Efe.

«LO IMPORTANTE ES QUE HABLE»

A la salida del tribunal, las vctimas aguardan sus palabras. «Esperamos mucho de Salah Abdeslam. Incluso si es provocativo, porque ese es su estilo. Necesitamos en esta etapa del juicio entender su papel, su participacin, sus relaciones con los otros protagonistas que organizaron y prepararon estos ataques. Lo importante es que hable, que tome parte en este juicio«, declar la abogada de una de las partes civiles, Me Samia Maktouf, a la cadena LCI.

En el inicio del juicio, el pasado 8 de septiembre, Abdeslam solo ha confirmado ser un «combatiente» del Estado Islmico y ha declarado que los peores atentados en la Historia del pas fueron «inevitables» por las intervenciones militares de Francia en Siria. Adems, habl para quejarse de las condiciones en prisin y dijo que estaban siendo tratados «como perros». «Peligrosos o no, somos hombres, somos seres humanos. Tenemos derechos. No me he quejado por una sola razn, porque cuando muera, resucitar», afirm en septiembre. En otra audiencia celebrada en noviembre, dio ms detalles sobre su vida anterior a los atentados, en la que segn Afp tena fama de «fiestero», de aficionado a los casinos y las discotecas. Declar haberse criado «impregnado por unos valores occidentales» que asoci con una vida libertina y alejada de Dios, y detall que antes de ser finalmente capturado en Bruselas su nica lectura era el Corn.

Para los prximos meses quedan por resolver las dudas sobre por qu no se produjo la explosin de su chaleco, si por arrepentimiento o por un fallo tcnico. Hoy, la cuestin hoy era saber si hablara o no, explicaba esta maana a ‘Le Journal du Dimonche’ Philippe Duperron, presidente de la asociacin de vctimas 13Onze15 Fraternit et Vrit y padre de Thomas, de 30 aos, que perdi la vida en Bataclan: «Soy de la opinin de que hablar. Sus dos abogados parecen tener ascendencia sobre l. En noviembre, particip en un peritaje psiquitrico cuando nunca lo haba aceptado. Su actitud ha evolucionado entre el inicio del juicio y ahora». El psiquiatra que lo evalu entonces concluy que era apropiado «eliminar formalmente cualquier enfermedad mental» del acusado. Sobre el contenido de su declaracin, Duperron cree que «no hay razn para pensar que lo que diga cambie algo. No tengo mucha confianza, pero no habr decepcin, porque no espero nada. Muchos de nosotros no esperamos nada de su boca».

En 2018, durante la instruccin del caso, Abdeslam se mostr en todo momento desafiante en sus declaraciones ante el juez y lleg a justificar los atentados diciendo: «No os atacamos porque comis cerdo, porque bebis vino o porque escuchis msica, sino que los musulmanes se defienden contra los que les atacan».

Durante la audiencia de ayer, el tunecino de 28 aos, Sofyen Ayari, detenido a la vez que Abdeslam y que hasta el momento haba negado su pertenencia a la banda terrorista, admiti haber viajado a Siria en 2014 para aceptar «una misin» del IS, recogi el diario L’Obs. El cambio en su declaracin, segn afirm, estuvo motivado tras haber escuchado el dolor de las familias de las vctimas: «Hubo [en octubre y noviembre pasado] cinco semanas de testimonio. Haba gente enfadada y haba una pregunta que surga a menudo, qu pasa por la cabeza de alguien para que deje su casa y se vaya a un pas en guerra? Vino una mujer, se pareca mucho a mi madre. Dijo que haba perdido a su hija, que ramos ngeles que nos habamos convertido en monstruos, pero que nos quera comprender. Su nica peticin fue saber qu estaba pasando en mi cabeza. Descubr que le deba eso. Si eso es todo lo que pide, lo har. No le devolver a su hija. Pero eso es lo nico que puedo hacer«, declar Ayari.

Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber másVer enlaces de interés

Artículos recientes

Historias relacionadas