La economía plateada, un impulso a la riqueza del planeta | Economía | Noticias

Las economías de color hacen posible definir a actividades que ya han sido identificadas pero que aún no justificaban el desarrollo de una estrategia.

17 de julio, 2021 – 07h30

Por Gabriel Rovayo

Siempre habíamos clasificado a la economía por sectores productivos. Y fue una segmentación bastante eficiente y que permitió un orden y una jerarquización de esfuerzos y de presupuesto.

Sin embargo, en las últimas décadas se la ha organizado en colores. Lo cual parecía ser un ensayo interesante, pero que, con el tiempo y los resultados obtenidos, se ha visto que tiene lógica. Lo interesante de las economías de color es que se organizan alrededor de nuevas formas de producir y generar riqueza. Y ayudan a formular políticas públicas que permiten conectar de forma transversal diferentes sectores. Las economías de color también hacen posible definir o denominar a actividades que ya han sido identificadas pero que aún no justificaban el desarrollo de una estrategia concreta para abordarlas.

La economía de colores abarca el medioambiente (economía verde), impulsa la creatividad (economía naranja), reconoce la importancia de la vida marina y oceánica (economía azul), preserva la identidad y cultura (economía púrpura), incorpora la tecnología de forma sostenible (economía amarilla), fomenta el consumo responsable (economía roja), regula la actividad económica legal pero oculta al Estado (economía gris), elimina la economía ilegal (economía negra), recupera la economía en zonas deprimidas (economía blanca) y fomenta las oportunidades que comienzan a florecer a partir del gasto público y de las personas consumidoras del mercado de las personas mayores de 50 años (economía plateada).

Gabriel Rovayo es presidente de EFQM Sudamérica Pacífico para Chile, Perú y Ecuador, y presidente de la consultora Roadmak Solutions. Foto: CORTESÍA

Acerca de la última, el reporte “La economía plateada, un mercado de nuevas oportunidades”, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dice que el envejecimiento de la población es una tendencia cada vez más marcada en el mundo y de manera pronunciada en América Latina y el Caribe. Esto da paso a la economía plateada, en la que los adultos mayores tienen el rol principal. Las necesidades y preferencias de este grupo de la población influyen en la oferta de sectores como la salud y la nutrición, el ocio y el bienestar, las finanzas y el transporte, la vivienda, la educación y el empleo.

Esto es importante, no solo en América Latina y no solo para las generaciones que están envejeciendo, sino para todos. Y esto es evidente en las ofertas de vacaciones, proyectos inmobiliarios, planes de seguros médicos, es decir, un amplio catálogo de productos y servicios destinados al consumo de los adultos mayores. En Estados Unidos este mercado mueve cada año cerca de $ 8 billones. Y en Europa se calcula que moverá 5,7 billones de euros en el 2025. (I)

Gabriel Rovayo es presidente de EFQM Sudamérica Pacífico para Chile, Perú y Ecuador, y presidente de la consultora Roadmak Solutions. Fue director general de la ESAI Business School de la UEES y también director general de la IDE Business School, además de profesor de Finanzas Operativas y Análisis de Decisiones como profesor visitante de la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile.

Artículos recientes

Historias relacionadas