Luis Miguel sí le pidió a Michelle Salas que viviera con él y exigía tener un espejo frente a él en sus grabaciones | Televisión | Entretenimiento

El cuarto capítulo de la segunda temporada de la serie de Netflix conmueve con las confesiones del cantante hacia su hija y su afán de acercarse a ella.

La voz de Luis Miguel nos da la bienvenida en el capítulo de mitad de temporada mientras interpreta el tema central de este episodio: Ayer, una de las canciones que más le ha gustado cantar al protagonista, el actor Diego Boneta, pero también la que más le ha costado, según confesó. El debate sobre el video musical del primer sencillo del disco Aries (1993) provocó (en la vida real y también en la serie) que el cantante produjera dos versiones que hoy pueden verse en YouTube.

Su intento de vivir junto con sus hermanos, Sergio y Álex, llega a su final también en este episodio, cuando Sergio hace su maleta y regresa a Madrid para un campamento, decisión que también lo acerca a su abuela paterna (la mamá de Luis Rey).

La historia de Luis Miguel: la serie avanza ofreciendo más detalles sobre la relación del cantante con su hija, Michelle Salas (Macarena Achaga), y cómo el Sol intentó acercarse a ella en su infancia y también tras su reencuentro en 2005. Sus horarios de trabajo, sin embargo, y según cuenta la serie, se interpusieron siempre. El episodio marca el debut de la actriz Valery Sais, quien interpreta a Michelle de niña.

Fueron años difíciles, complicados”, alcanza a explicarle el artista a su hija cuando ella lo cuestiona por once años de ausencia. “Quería cuidarte, protegerte de mí. Te juro que me gustaría saber por qué daño tanto a la gente que me quiere”.

También se revela un poco más la gravedad de la lesión de oído del cantante, así como ciertas exigencias de Luis Miguel en el momento de grabar sus videos musicales, como tener un espejo de cuerpo completo todo el tiempo frente a él.

La afición de Luis Miguel por el vino lo lleva a embarcarse en la compra de un viñedo propio. De acuerdo a un reporte de 2018 de la revista Travel + Leisure México, el vino de Luis Miguel se llama Único y se produce tras un proceso complejo de catorce meses en barrica.

Según la página Copa Wine & Licours, su aroma es muy intenso y frutal, como arándanos, ciruela, frutas del bosque, casis y cereza negra, además de notas de regaliz, vainilla y chocolate”, explica el artículo.

El episodio cierra con una impactante noticia que significaría otra gran y difícil despedida en la vida del cantante.

Artículos recientes

Historias relacionadas