La erosión que amenaza a Coca Codo Sinclair se mantiene a 7,9 km, sin cambios, desde hace cinco meses | Economía | Noticias

Celec EP informó que al momento los problemas de la erosión regresiva en Piedra Fina están distantes de las obras de captación de la central hidroeléctrica.

19 de diciembre, 2021 – 06h45

Ya son cinco meses, desde el 18 de julio, que el fenómeno natural de la erosión regresiva en el río Coca se mantiene detenido a 7,9 kilómetros aguas abajo de las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Hasta el momento, la erosión regresiva no ha afectado a la operación de la Coca Codo Sinclair, que provee del 30 % de la demanda eléctrica del país, excepto en eventos puntuales cuando se han incrementado los caudales en el río Coca, a la altura de la descarga de casa de máquinas, y se ha suspendido la operación momentáneamente.

Los problemas que está generando actualmente la erosión regresiva de los afluentes del río Coca (Quijos y Piedra Fina) se mantienen alejados de la hidroeléctrica. El río Piedra Fina se encuentra a 13 km de distancia de las obras de captación de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

Sin embargo, de acuerdo con la explicación técnica de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec EP), la erosión en el río Coca representa dos amenazas para la hidroeléctrica, pues por un lado si llegara la erosión hasta las obras de captación podría generar la detención de la operación. También existe el riesgo de la acumulación de sedimentos en el cauce del río Coca, a la altura del túnel de descarga, lo que podría afectar la evacuación de las aguas turbinadas después del proceso de generación.

La propia presencia de la central hidroeléctrica había sido señala por algunos expertos como probable causa del proceso de erosión, pues habría generado aguas hambrientas que han ido destruyendo el entorno. Sin embargo, los estudios de la firma suiza Lombardi, realizados en mayo, junio y julio de 2020, evidencian que el colapso de la cascada San Rafael, que se ubicaba 19 kilómetros aguas abajo de las obras de captación de la central hidroeléctrica, fue producto de un fenómeno natural. “Se considera que la desaparición de la cascada San Rafael fue parte del proceso continuo de erosión natural del río generado por la propia escorrentía del río Coca. La construcción de la planta hidroeléctrica de Coca Codo Sinclair, específicamente de su obra de toma, no puede haber ejercido algún efecto sobre el fenómeno”, decía dicho informe.

Entre tanto, al momento se realizan trabajos de desalojo de los sedimentos acumulados en la zona de la descarga de las aguas turbinadas de la central hidroeléctrica (sector Codo Sinclair). Con estos obras, si en las próximas crecidas del río se produce mayor volumen de sedimentos en esta zona, se conseguirá que los niveles del río se normalicen, lo que permitirá un normal funcionamiento de la descarga de las aguas turbinadas de la hidroeléctrica

También se construye un nuevo dique de enrocado en la zona de la erosión regresiva. Se ubica en el kilómetro 9,5 aguas abajo de las obras de captación de agua de la central hidroeléctrica y forma parte de las obras provisionales para disminuir la velocidad del proceso erosivo en el río Coca. Además se trabaja en el ensanchamiento del cauce del río en su margen derecha, con el propósito de disminuir el caudal unitario (cantidad de agua que pasa por un metro de ancho del cauce).

Adicionalmente, el 2 de diciembre de 2021 Celec y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (Usace, por sus siglas en inglés) suscribieron el Memorando de Entendimiento (MOU) para que el organismo estadounidense brinde apoyo técnico en el estudio, mitigación, control y remediación de los efectos actuales y potenciales de la erosión regresiva y el transporte de sedimentos dentro del río Coca a Celec. (I)

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada