El fin del drama de la pareja catalana detenida en Holanda por violar la cuarentena

Actualizado Martes,
30
noviembre
2021

19:47

Violaron Andrs y Carol la cuarentena, o fue todo una sucesin de errores oficiales por los que nadie quiere asumir responsabilidad?

Carola Pimenta, en cuarentena.EFE

  • En directo Coronavirus, ltima hora

Andrs y Carol volvan a su casa de una aventura en Sudfrica. Su vuelo parti de Ciudad del Cabo el jueves 25 de noviembre, unas horas despus de hacerse la PCR que, al dar negativo, les permiti subirse a un avin de la aerolnea holandesa KLM. Ese mismo da un grupo de cientficos sudafricanos dieron la alerta de que el mundo se enfrenta a una nueva variante del virus que provoca el Covid-19. Lo que luego se bautiz como micron, una variante sobre la que no hay ms certeza que su mera existencia, pero eso ha sido suficiente para alarmar al mundo.

El viaje fue de unas 11 horas. La mitad de un da y bastante para que varios pases, entre ellos Holanda, cerraran el trfico a la mayora de los aviones que haban despegado de algn pas de frica meridional. Se cree que ah se origin la variante: un conjunto de mutaciones del SARS-CoV-2 en una tierra a la que apenas han llegado vacunas. Una hiptesis vlida, que no deja de ser una mera hiptesis no confirmada, ni un cambio en el curso de la pandemia: Europa ya se estaba enfrentando a un disparo de infecciones que ha vuelto a sacar del cajn las medidas y las restricciones.

Andrs y Carol no se haban enterado de estas nuevas porque estaban por el cielo, sin acceso a internet ni llamadas de los amigos para dar aviso. Pero cuando aterrizaron en msterdam, ya el viernes, una azafata les comunic que no podan bajarse del avin por orden del Gobierno de Pases Bajos. «La noticia es que no hay noticia», le contestaba a los pasajeros cada vez que pedan explicaciones, a medida que pasaban las horas.

Por la tarde, un equipo de los servicios sanitarios holandeses, lo que comnmente se conoce como los GGD en el pas, lleg movilizado por el gobierno y armado con hisopos para hacer PCR a 624 personas que haban llegado en dos aviones: uno de Johannesburgo y otro de Ciudad del Cabo, ambos desde la vetada Sudfrica. Al final, 61 fueron casos positivos, 14 con micron, pero todos fueron enviados a un hotel cercano a hacer la cuarentena. El resto, negativo y a casa con aislamiento preventivo. Carol era positiva y Andrs negativo, pero les permitieron quedarse juntos en el hotel porque los dos tenan que estar aislados.

Esta pareja acababa de pasar el Covid-19 haca unos tres meses, y contaban con dos PCR negativas que apenas tenan 24 horas. Les pareci extrao y exigieron una segunda PCR por si era un falso positivo, pero se encontraron con el constante rechazo del GGD, y «el abandono total por parte de todo el mundo», cuentan, entre la indignacin, cansancio y estupefaccin por lo que les ocurri despus. Su insistencia acab con un miembro del GGD y un guardia entregando una bici a Andrs para irse a comprar test de antgenos en un super, relatan los dos. En teora, ninguno de los dos poda abandonar el hotel.

Los dos test dieron negativo, ante la mirada de sorpresa del mismo agente y el funcionario sanitario. «Entonces os podis marchar», dicen que les dijo. Volvieron a meter su equipaje en las maletas, llamaron a un taxi, se despidieron y fueron al aeropuerto a coger un avin a Barcelona para volverse a su casa y poner fin a esta aventura un tanto agria. Pero la realidad es que eso no era ms que el principio de un largo drama. «Estbamos ya dentro del avin cuando apareci un polica y me dijo que estaba detenida, que saliera. Y a Andrs le dijo que se quedara en el avin, que se fuera de vuelta a su casa», describe aquella situacin. La pareja no se quiso separar, y ambos pasaron de ah a comisara y despus a un hotel para gente con tuberculosis, detenidos o en «aislamiento forzoso».

A eso sigui una falta de explicaciones y de comunicacin, una noche infernal con olor a alcantarilla porque el bao haba estallado con todos sus hedores. La polica y la alcalda acusndolos de haber escapado. Ellos negando la mayor una y otra vez. Se hicieron otra PCR que dio negativo y nadie quiso darles el resultado por escrito… todo hasta que apareci un abogado, Bart Maes, que les defendi sin pedirles un duro porque «comparten la causa», les dijo. Y al final cumpli su promesa de sacarlos de ese hospital.

El martes por la noche, la Fiscala decidi no pedir que sigan en aislamiento forzoso. No hay razn legal para hacerlo, sobre todo porque, a excepcin de la PCR positiva del viernes, la sucesin de pruebas que se hicieron fueron todas negativas. «Nos han dejado en libertad», escribe en un mensaje breve. «Es mentira que nos hayamos fugado», repiti siempre. Ni GGD, ni gendarmera, ni municipio han dado explicaciones. Violaron la cuarentena, o fue todo una sucesin de errores oficiales por los que nadie quiere asumir responsabilidad?

Conforme a los criterios de

The Trust ProjectSaber más

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada