Dos de cada diez hogares gastarán más para esta Navidad, el consumo en la mayoría de familias será igual o menor que en el 2020 | Economía | Noticias

Análisis de la UTEG sobre cambios de hábitos de consumo muestra panorama conservador. La Cámara de Comercio de Guayaquil proyecta 9 % de aumento en ventas.

En ocho de cada diez hogares se estima gastar lo mismo o menos para esta Navidad que en la del año pasado, y las otras dos familias prevén que gastarán más. En los negocios la proyección es que ese mayor consumo les permita vender el 9 % más durante diciembre.

En medio de una economía en vías de recuperación y con la pandemia a la que aún se hace frente, se notan ligeras diferencias en los hábitos de consumo para esta celebración, según los datos de una encuesta realizada por la Universidad Tecnológica Empresarial de Guayaquil (UTEG).

El 81 % de las familias considera que gastará lo mismo (35 %) o menos (46 %) con respecto a lo que compró en el año 2020 y aproximadamente el 19 % considera que gastará más en este 2021. “Un panorama conservador se avizora considerando que aún nos encontramos en una recesión económica producto de la pandemia”, indica el análisis que se realizó con base en encuestas a 728 familias de diferentes estratos sociales de Guayaquil.

Quienes optaron por gastar en esta temporada navideña menos o igual que en el 2020 son mayoría en Guayaquil, según los resultados de una encuesta realizada por la UTEG a una muestra de 728 personas de diferentes estratos sociales de la ciudad.

La decisión de gastar menos es mayor en los trabajadores con relación de dependencia (47 %) que en independientes (43,2 %). Y “esto puede verse como producto del panorama incierto que enfrentamos por la pandemia y de las propuestas de reformas laborales que se pretenden aprobar en la Asamblea, pero la otra cara de la moneda son las personas que se encuentran en una independencia laboral producto del comercio y de los emprendimientos donde se ha dinamizado la economía, por lo que se siente un poco más estable en gastar lo mismo y hasta más con respecto al año 2020″.

Y es que quienes tienen un trabajo formal siguen con el temor de si van a seguir o no con esa estabilidad. Si bien la gente ya sale, no ha variado el poder adquisitivo y todo eso hace que las personas frenen el consumo, comenta el analista económico Héctor Delgado Oviedo.

“Se puede ver una recuperación frente al año anterior que fue malo, eso no significa que esté bueno. No es que estamos llegando a los niveles antes de pandemia, ese sería el ideal, pero por lo menos es un alivio y hay que seguir con la misma tendencia”, agrega. Para ello considera tres aspectos: seguridad, tributario y lo que pasará con la reforma que influirá en la percepción de la gente si consume más o menos, y también el tema laboral, pues mientras más trabajo exista la gente está más segura y va a consumir más.

Ahora están consumiendo menos porque destinan un poquito al ahorro, porque aprendieron algo de la pandemia, lo importante de ahorrar, de no gastar en cosas innecesarias, de tener un fondo de emergencia

Héctor Delgado, analista económico

El efecto de la pandemia en la Navidad pasada se reflejó en la facturación a nivel nacional. La Cámara de Comercio de Guayaquil indica que por las festividades se facturó el 6 % menos en diciembre del 2020 en comparación con el mismo mes del 2019. A nivel nacional se facturaron $ 19.489 millones.

Y para el 2021, en medio del rebote económico y la reducción de restricciones se espera que la facturación de ese mes aumente en 9 %. “Los signos de recuperación son varios. Algunos sectores, como el comercio, ya están facturando por encima de los niveles prepandemia. Esto significaría que la demanda interna se está recuperando”, refiere la Cámara.

El sueldo es la principal fuente de financiamiento de las compras navideñas, de acuerdo con análisis de hábitos de consumo realizado por la Universidad Tecnológica Empresarial de Guayaquil.

Qué productos se demandan se muestran en los datos de la UTEG sobre las compras navideñas predominantes. Las prioridades más altas que tuvieron en el 2020 la ropa y la tecnología siguen en este 2021, con cambios en pocos puntos porcentuales, y el principal destino de las compras menos prioritarias se mantiene en los juguetes.

La asignación de presupuesto aproximado mantendría la misma tendencia. Para la mayoría de hogares la cena navideña se ubica dentro de un presupuesto de $ 100 a $ 200, mientras que en regalos suelen gastar más de $ 500 y en otros artículos que pueden incluir compra de bienes o demás el presupuesto más común es entre $ 200 y $ 400.

El retorno de reuniones familiares para la cena navideña alienta ventas

Un pavo más grande es una de las expectativas para esta cena navideña que será como el regreso de las reuniones familiares. Y es que hace un año por el COVID-19 estaban prohibidas las reuniones de más de diez personas, hubo toque de queda para los días festivos y no llegaban al país las vacunas, ahora -sin esas restricciones y con el 68 % de la población vacunada- se espera que las cenas sean un factor de la recuperación.

Un 25 % más de pavos se produce para esta temporada y se vuelve a niveles de antes de la pandemia

El pollo, pavo y cerdo no dejaron de ser las opciones en el 2020 cuando la Universidad Tecnológica Empresarial de Guayaquil (UTEG) consultó qué alimentos suelen preparar en la cena navideña. Para ese menú la mayoría de hogares destina de $ 100 a $ 200.

La Universidad Tecnológica Empresarial de Guayaquil realizó un estudio sobre los cambios en los hábitos de consumo de Navidad del 2021 en comparación con el 2020.

“Es complejo definir una diferencia entre esas proteínas porque las tres tienen alto consumo en estas fiestas. Sin embargo, confiamos que esta Navidad será una fecha para el reencuentro familiar, que debe llevarse con todas las medidas de bioseguridad”, dice Andrés Pérez, director de Relaciones Institucionales de Pronaca. En la temporada pasada existió una variación en la venta y consumo en comparación con años anteriores, pero “la demanda se normalizó y este 2021 se reactivó”.

El cambio se dio “no tanto en cuanto a variar la proteína sino más bien en las porciones de compra, es decir, se mantuvo la compra del pavo, pero bajó el tamaño de este, creemos que principalmente debido a que las reuniones fueron más pequeñas”, agrega Rubén Salazar, gerente corporativo de Corporación Favorita.

Su expectativa es que este año el nivel sea ligeramente superior al del 2019, pues “habrá más reuniones familiares y el desembolso aumentará con tamaños más grandes de pavos y piernas de cerdo”.

¿Cómo financia sus compras navideñas?

Indistintamente si las compras navideñas se hacen usando efectivo o tarjetas de crédito, débito o de casas comerciales, estos pagos se cubren con el sueldo (61,68 %) y con el decimotercero (35,85 %), y en menor proporción están como fuente de financiamiento de esas compras los préstamos de consumo (1,79 %) y los quirografarios (0,69 %). En el caso de los hombres 71,79 % de sus gastos se sustentan en el sueldo y 24,64 % proviene del décimo. En las mujeres hay un comportamiento diferente: 55,26 % las financia con el sueldo y 42,95 % con el 13º.

¿En qué se endeudó?

Las familias están pensando invertir en bienes que aunque representan una deuda a largo plazo, suman a sus activos. El análisis de los cambios en los hábitos de consumo de la UTEG muestra una reducción en otros bienes por los que se piensan endeudar. El 5 % de los encuestados prevé adquirir vehículos frente al 6 % que lo hizo en el 2020; el 15 % está planificando la compra de electrodomésticos, mientras que el año pasado lo hizo el 20 %. Donde hay repunte es en vivienda: el 18 % de los encuestados planea adquirir una, 4 % más que el 2020.

Consejos

  • La tarjeta de crédito no es dinero en el bolsillo, tiene un costo. Debe usarse solo para cosas que son necesarias y que sepa que podrá pagar, no dejarse llevar por las emociones ni promociones, indica el analista Héctor Delgado. A medida que aumento el tiempo y plazo de pago el costo del dinero es mayor.
  • En cuanto a regalos, tratar de ver opciones. No las tan caras e identificar a las personas que realmente son prioritarias para entregar obsequios. La forma de consumir de las personas ha cambiado, ya comienzan en lugar de dar un regalo muy costoso se busca compartir. (I)

Artículos recientes

Historias relacionadas

Manténgase en op - Ge las noticias diarias en su bandeja de entrada